Emotivo relato de Ernesto Olivares

TERREMOTO NEPAL
Emotivo relato de Ernesto Olivares

Cada vez emociones más fuertes son las que viven Ernesto, Rodrigo y Fernando; sobretodo cuando las realidades los golpean como un chorro de agua fría en la cara.- “A él sólo le quedan sus Yaks y la voluntad de seguir trabajando para salir adelante, a nosotros, el compromiso de ayudarlo a no perder la fe”.- Fueron las afligidas palabras del líder de la expedición al finalizar el emotivo relato del sorpresivo encuentro con un viejo amigo Sherpa.

“He podido visitar a algunos Sherpas amigos y como tú y yo sabemos, no existen las casualidades. Ayer, mientras descendíamos, veo aproximarse un grupo de Yaks y el hombre que los conduce me parece familiar, al aproximarse lo reconozco, se trata de Mingma, un Sherpa que me acompaño a la cima del Everest el año 2012, lo saludo con el recuerdo fresco de aquel momento en la cumbre … Un abrazo de Cumbre !!!

Luce cansado, confuso, abatido, cuando lo vi venir casi no lo reconozco, pero cuando me ve, su rostro sonríe y yo también, han pasado tres años, pero parece que fue ayer. Lo presento con Rodrigo y Fernando, en ese momento pregunto como está, su rostro se torna sombrío, apenas logra hilvanar palabras y entiendo que las cosas no van bien; nos invita a que lo acompañemos y le pido que me cuente como está. Poco a poco nos relata que en el terremoto perdió su casa, al igual que el resto de su familia que vive en Thame, a eso se suma el hecho de que ya no lo contratan en las expediciones porque tiene 50 años. Por algunos momentos hace una pausa, las lágrimas logra contenerlas con dificultad, nosotros tratamos de hablar pero en nuestra garganta se hace evidente la emoción y dolor, preferimos sumarnos al silencio.
Con dificultad logró obtener su teléfono y prometemos trabajar por que lleguen los recursos que le permitan a él y muchos otros que han sido golpeados por la naturaleza, para ponerse de pie y seguir con fe, construyendo un futuro mejor.
Dios nos ayude !!!

A él sólo le quedan sus Yaks y la voluntad de seguir trabajando para salir adelante, a nosotros, el compromiso de ayudarlo a no perder la fe”.