TERREMOTO EN NEPAL
Las palabras de Ernesto; afligido pero a salvo.

“Estábamos en el Campo Base cuando comenzó a temblar, el glaciar resonaba por el movimiento y se quebraba, la nubosidad que cubría las montañas que nos rodean, no permitían ver mucho, de pronto; un estruendo comienza a aumentar, retumban las montañas y parece que algo se aproxima pero no vemos nada.

Segundos eternos mientras a nuestras espaldas aparece una nube de nieve que se aproxima a gran velocidad, esperamos unos segundos para saber si nos pegaría,  nos tiramos al hielo detrás de unas rocas. Por unos segundos sentimos que pasa sobre nosotros un fuerte viento y cae sobre nosotros la nieve. Cuando nos levantamos, la nieve no permitía ver nada, peor aún, cuando llegamos para ayudar, el escenario era desolador.

Antes de tirarnos a tierra, pudimos dar cuenta que la avalancha no iba directamente en nuestra dirección, pero estaba claro que el impacto lo recibieron de lleno, las expediciones que estaban al centro de esta larga cadena de carpas en el Campo Base” – Fueron las palabras de Ernesto Olivares, quien pudo narrarnos el momento de la catástrofe.